La Escapatoria (Temporaria) de Los Videos Animados

La Escapatoria (Temporaria) de Los Videos Animados

LaMusica staff


El auge de los videos musicales animados, no es casual. La pandemia obligó a detener o cancelar la grabación de los llamados videos de “live action”, poniendo a toda una industria en el freezer, hasta nuevo aviso.

Si nunca has visto la grabación de un video normal, tal vez no sepas que en buena parte de los casos, participan decenas de personas, desde camarógrafos e iluminadores, hasta actores, bailarines y extras.

Así comenzó

Cuando este freaking virus decidió poner nuestras vidas en pausa, los músicos se vieron en dos problemas: El primero fue la imposibilidad de realizar actuaciones en vivo, (obvio) y el segundo, (no tanto obvio), fue el hecho de saber que hoy en día cualquier tema que pretenda llegar a algún sitio en cuanto a listas de popularidad y ventas, necesita tener un video.

No es Tan Fácil Como Parece

Si eres parte del departamento creativo de una banda como Gorillaz, un grupo de rock virtual de origen britanico, cuyos videos siempre han sido animados, no tienes problema; pero si eres un artista de carne y hueso como J Balvin, con un flamante disco recién lanzado al mercado, esto puede ponerte en serios inconvenientes.

Y es que si bien la mayoría de estos videos puede costar menos de la mitad de lo que costaría un live action, las animaciones toman mucho más tiempo y cualquier mínimo cambio puede retrasar la salida de un clip, por semanas.

Pa’ Mientras

Así fue que durante los primeros dos meses, muchos músicos decidieron comenzar a hacer actuaciones desde sus casas, ya que esto no solo les permitía mantenerse presentes en la memoria colectiva de sus seguidores, sino que además ayudaba a “entretenerlos”, mientras sus equipos de producción buscaban, contrataban, y comenzaban a producir videos como estos.

Lo Cierto

Por otro lado, el problema con esto de los clips animados, es que si bien sirven para “apagar el fuego” momentáneamente, de ninguna manera reemplazan a los videos convencionales. En la era de las redes sociales, en la que estamos tan acostumbrados a ver casi en vivo cada uno de los movimientos de nuestros artistas favoritos, estas caricaturas no suelen suplir nuestra necesidad de verlos tal y como son.

El Negocio

Además, no debemos olvidar que más allá del toque artístico que un video pueda tener, no deja de ser una forma de ingresos para el artista. El video promociona el tema, dicha promoción hace que lo toquemos más veces en nuestra plataforma de audio preferida, y el éxito en esa plataforma, lleva a que más gente vea el video. 

Dos herramientas de ventas que se retroalimentan una de otra, en un ciclo constante, y que en un planeta sin conciertos en vivo, puede representar la diferencia entre permanecer o desaparecer de tus oídos.


Published July 27th 2020, 1:52:23 pm